Tag Archives: historia del arte

El papel más deseado: el maestro románico.

Si hay un maestro románico conocido por todos ese es el Maestro Mateo. La firma en los dinteles del Pórtico de la Gloria y el contrato entre el cantero y el rey Fernando II de León son aspectos que nos aportan una información muy valiosa sobre la figura de este hombre encargado de levantar el gran templo de la cristiandad.

«Conviene a la regia majestad atender mejor a aquellos que le son conocidos por mostrar obediencia fielmente, y especialmente a aquellos que son notorios por dedicar sus servicios a los santuarios y lugares de Dios. Por estas cosas yo, Fernando, rey de las Españas, por amor de Dios, por quien reinan los reyes, y por la reverencia de Santiago, piísimo patrón nuestro, como pensión, te doy y concedo a ti, maestro Mateo, que posees la primacía y el magisterio de la obra del citado apóstol, cada año la percepción de dos marcos a la semana, sobre mi mitad de moneda de Santiago, y que lo que falte una semana sea suplido en la otra, de manera que esta percepción te represente 100 morabotinos anuales. Esta pensión, este don, te doy durante toda tu vida, para que siempre la tengas, y para la obra de Santiago, y sea mejor para tu persona; y aquellos que vieran, velen y se dediquen con afición a la citada obra. Fernando II de León a 23 de Febrero del año 1168.» [1] Continue reading

Posted in Historia Medieval, Sin categoría. Tagged with , .

La historia de un beso románico

La historia del arte nos ha dejado besos memorables desde Klimt hasta los amantes de Magritte pasando por la fotografía capturada por Victor Jorgensen en Times Square; pero nuestra entrada de hoy la dedicamos a un beso más antiguo que genera tantas dudas como admiración.

El beso de Klimt

El beso de Klimt

Los amantes de Magritte

Los amantes de Magritte

Continue reading

Posted in Historia Medieval. Tagged with , , .

Cuando despertó, la imagen seguía ahí.

El tópico dice que una imagen vale más que mil palabras. Dependerá de muchas cosas, digo yo, a no ser que se pueda defender que la enésima muestra de pies en una playa o de fotos a través de un espejo vale más que un cuento de Borges. O que un “adiós” a tiempo es menos adecuado que un montón de fotos rotas. El historiador, que debería estar vacunado de serie contra los tópicos, haría bien en prevenirse ante las generalidades y ante los significados únicos. No acostumbran a traer nada bueno (aunque esto, en sí mismo, sea otra generalidad).

Las imágenes, en Historia, son poderosas. Por muchos motivos; porque son sugerentes, porque se fijan en nuestra retina con una fuerza – es verdad – que un discurso razonado no logra imitar; porque se les presupone, en nuestra miopía de significados producto de la fotografía, una objetividad aparente. “¡Las imágenes están ahí!” – grita el mal historiador – “¡Están ahí!”, dotándolas de una suerte de característica primaria que las coloca por encima de otros tipos de fuentes. Hay quienes incluso han hecho carrera a través del camino inverso: el de cargar con sesudas capas de interpretación metafísica hasta el más pequeño recodo de una miniatura medieval o de una figura humana garabateada en una cueva. Así somos, hay que querernos… Continue reading

Posted in Oficio de historiador. Tagged with , , , , .

Los magos de Oriente: los primeros peregrinos del románico.

Creo que hoy es el mejor momento para conocer a los llamados magos de Oriente y ver de qué manera quedaron reflejados en el románico. Si nos preguntan ¿cuántos son los reyes magos y cuáles son sus nombres? rápidamente contestamos que son tres y se llaman Melchor, Gaspar y Baltasar, pero si nos vamos a la Biblia la realidad es diferente. Solamente el evangelio de San Mateo hace referencia a los magos:

“Jesús nació en Belén de Judea cuando gobernaba el rey Herodes. Y he aquí, unos magos vinieron del oriente a Jerusalén, preguntando: ¿Dónde está el rey de los judíos, que ha nacido? Porque al ver su estrella en el oriente, hemos venido para adorarle. Cuando el rey Herodes oyó esto, se turbó, y toda Jerusalén con él […] Entonces Herodes, llamó en secreto a los magos, e indagó de ellos diligentemente el tiempo de la aparición de la estrella; y enviándolos a Belén, dijo: vayan, y averigüen con diligencia acerca del niño; y cuando lo hallen, háganmelo saber, para que yo también vaya y le adore. Y ellos, habiendo oído al rey, se fueron; y he aquí la estrella que habían visto en el oriente iba delante de ellos, hasta que llegando, se detuvo sobre donde estaba el niño. Al ver la estrella, se regocijaron con gran alegría. Y al entrar en la casa, vieron al niño con su madre María, y postrándose, lo adoraron; y abriendo sus tesoros, le ofrecieron presentes: oro, incienso y mirra. Pero siendo avisados por revelación en sueños que no volviesen a Herodes, regresaron a su tierra por otro camino”. [1] Continue reading

Posted in Historia Medieval. Tagged with , , .

Micaelis: el maestro románico que rompió su silencio.

El pórtico del siglo XVI que se construyó en la iglesia de San Cornelio y San Cipriano de Revilla de Santullán (Palencia) protegió una de las iconografías más curiosas del románico palentino. En una posición muy estudiada, encontramos la firma y representación del artista encargado de tallar la portada, de la que destacamos la calidad de su talla y las condiciones tan óptimas en las que ha llegado hasta nosotros.

Arquivolta donde aparece representada la Última Cena, en una de las esquinas aparece Micaelis. Iglesia de San Cornelio y San Cipriano de Revilla de Santullán (Palencia)

Arquivolta donde aparece representada la Última Cena, en una de las esquinas aparece Micaelis. Iglesia de San Cornelio y San Cipriano de Revilla de Santullán (Palencia)

 

Solo son suficientes tres palabras en latín “Micaelis me fecit” para que todos los esquemas se rompan. Esta fórmula de firmar es una de las más habituales en el románico y si teníamos dudas sobre si Micaelis era el promotor de la obra o el artista, ya se encargó el mismo de dejar clara su condición de maestro.

¿Cómo lo hizo? Debajo de un arco apoyado sobre columnas, donde aparece inscrito su nombre, se encuentra Micaelis sentado con una especie de gorro en su cabeza, imberbe, portando en su mano izquierda un cincel y en la derecha una maza. Detrás de él un libro abierto, dicho objeto es la clave, se trata de un libro de modelos en el cual el maestro apuntaba todo lo que aprendía y realizaba con la idea de dejarlo a su sucesor al frente del taller. La firma del maestro, su representación y el libro de modelos, son elementos poco representados en el románico y su presencia en conjunto lo convierten en algo excepcional.

Representación del maestro cantero. Micaelis me fecit.

Representación del maestro cantero. Micaelis me fecit.

En Micaelis vemos un intento del artista por salir de ese anonimato que supuestamente siempre ha caracterizado al cantero románico. Como dice Miguel Ángel García Guinea

“al intentar una verdadera rebusca de los nombres de autores, arquitectos, escultores o artistas en general que han quedado unidos a su obra, constatamos que son muchos más de los que normalmente se dan a conocer, y que ese nutrido número convierte en tópico el creer que todo o casi todo el arte medieval fue innominado”[1] .

Micaelis muestra el orgullo por la obra y, sobre todo, por su profesión lo que le lleva a representarse con los instrumentos propios de su oficio y a colocarse en un lugar preferente junto a los apóstoles en la Última Cena.

La idea del maestro románico como un maestro que no buscaba fama ni que se le conociera por su obra, sino solo por desempeñar el trabajo que le habían encomendado empieza a desterrarse poco a poco. Es verdad que muchos evitaban salir a la luz tal vez por su conciencia, para evitar comentarios sobre su falta de humanidad o porque el solo hecho de tallar ya era suficiente para la salvación de su alma, pero también son muchos los que rompían su silencio como Juan de Piasca en Rebolledo de la Torre (Burgos), Covaterio en Santa María de Piasca (Cantabria) o Dominicus en Pedraza de Soria.

Lápida de consagración donde figura el nombre del maestro Covaterio. Iglesia de Santa María de Piasca (Cantabria)

Lápida de consagración donde figura el nombre del maestro Covaterio. Iglesia de Santa María de Piasca (Cantabria)

El “descaro” de Micaelis nos permite saber que trabajó en el cercano Monasterio de San Andrés de Arroyo puesto que los detalles vegetales son idénticos, en la iglesia de Santa Eufemia de Cozuelos (antiguo monasterio) y es posible que su taller también trabajara en la iglesia de San Lorenzo de Zorita del Páramo. Podemos conocer los instrumentos más importantes en su trabajo, su forma de vestir y la importancia que tenía el libro de modelos.

Sin duda, merece la pena acercarse a conocer a Micaelis y descubrir que el románico todavía tiene mucho que mostrarnos.

Si te has quedado con ganas de saber más sobre el arte románico y sus distintas iconografías no dejes de echarle un ojo a nuestra plataforma de cursos online. Tenemos disponibles dos completos cursos sobre el tema. Igualmente no dudes en suscribirte a Studia Humanitatis (podrás hacerlo en la parte superior de nuestra barra lateral derecha) para recibir en tu correo todas nuestras novedades.

logoAulae

_______________________________________________________________________________________

[1] García Guinea, M.A “El románico nominado: arquitectos y escultores que dejaron constancia de sus nombres”. Los protagonistas de la obra románica. Fundación Santa María la Real. Aguilar de Campoo, 2004. Pág. 95.

Posted in Historia Medieval. Tagged with , , .

Reforma y Contrarreforma: el poder de la imagen en la propaganda religiosa

El punto de partida de la Reforma protestante se sitúa en la famosa controversia de las indulgencias protagonizada por Martín Lutero en 1517. En este tiempo, el dominico Johann Tetzel recaudaba considerables sumas de dinero que enviaba a Roma. El afán recaudatorio del dominico le llevaba asegurar que «aunque alguien hubiera dormido con la madre de Cristo, el Papa tenía poder… para perdonarle, siempre que [el pecador] invirtiese su dinero en el cofre de las indulgencias»[1].

johann tetzel indulgencias

Tras escuchar diversos testimonios sobre las predicaciones de Tetzel, en octubre de 1517 Lutero escribió una carta al arzobispo Alberto de Maguncia en la que denunciaba la situación y en la que aseguraba que se encontraba «extremadamente preocupado por las falsas ideas que circulan entre la gente corriente (…). Estas almas desafortunadas parecen creer que asegurarán su salvación en el momento en el que compren bulas de indulgencias»[2]. Poco después, en la víspera del día de Todos los Santos, se clavaron en la puerta de la iglesia de Wittenberg las 95 tesis de Lutero y comenzaba una lucha religiosa en la que la propaganda, y la imagen en especial, tuvieron una gran repercusión como medio de expresión. Continue reading

Posted in Historia Moderna. Tagged with , , , .

“Ni contigo ni sin ti”: la iconografía sexual en el románico.

Poco pensaba el cantero románico cuando talló su capitel que siglos después mentes que se consideraban más avanzadas iban a mutilar su obra. ¿Cómo era posible que un artista románico tallara figuras desnudas en un capitel destinado a decorar el interior de una iglesia?. Quizás uno de los ejemplos más conocidos es el de la iglesia de San Martín de Frómista que fue objeto de una drástica restauración, realizada entre los años 1895 y 1904 por Manuel Aníbal Álvarez, que la convirtió en un edificio nuevo. Es suficiente leer la referencia que hace Gómez Moreno en su obra “El arte románico español” (1934) para experimentar una sensación de “terror artístico”:

Se desmontó y rehizo desde sus cimientos a excepción de la fachada norte. Es nuevo el hastial de poniente, donde no parece seguro que hubiese puerta. Se renovaron hasta 86 modillones, muchos trozos de cornisa, 11 capiteles, 46 basas y 12 cimacios. En cambio, se suprimieron otros dos contrafuertes en las naves laterales, cuya existencia se acredita por fotografías antiguas y el plano”.[1]

Entre esos capiteles que sé “renovaron” se encontraba el de “La Orestiada”, no nos centraremos en su representación pero si en el hecho de que una de las figuras que aparecían desnudas fue destrozada premeditadamente por un individuo influido “por un medievo idealizado”[2] en un intento de “recristianización de la Edad Media”[3]. No se trata de un caso aislado, tanto las iglesias grandes como las pequeñas situadas en zonas rurales sufrieron la censura propia de una mentalidad diferente y resultado de un rechazo por aquello que no se comprendía. Continue reading

Posted in Historia Medieval. Tagged with , .