El papel más deseado: el maestro románico.

The following two tabs change content below.

Cristina Párbole Martín

Burgos, 1988. Historiadora, aprendiz de profesora y guía turística a tiempo parcial. En un momento de locura creé "La Huella Románica" con el objetivo de difundir el románico palentino, el cual estudio.

Si hay un maestro románico conocido por todos ese es el Maestro Mateo. La firma en los dinteles del Pórtico de la Gloria y el contrato entre el cantero y el rey Fernando II de León son aspectos que nos aportan una información muy valiosa sobre la figura de este hombre encargado de levantar el gran templo de la cristiandad.

«Conviene a la regia majestad atender mejor a aquellos que le son conocidos por mostrar obediencia fielmente, y especialmente a aquellos que son notorios por dedicar sus servicios a los santuarios y lugares de Dios. Por estas cosas yo, Fernando, rey de las Españas, por amor de Dios, por quien reinan los reyes, y por la reverencia de Santiago, piísimo patrón nuestro, como pensión, te doy y concedo a ti, maestro Mateo, que posees la primacía y el magisterio de la obra del citado apóstol, cada año la percepción de dos marcos a la semana, sobre mi mitad de moneda de Santiago, y que lo que falte una semana sea suplido en la otra, de manera que esta percepción te represente 100 morabotinos anuales. Esta pensión, este don, te doy durante toda tu vida, para que siempre la tengas, y para la obra de Santiago, y sea mejor para tu persona; y aquellos que vieran, velen y se dediquen con afición a la citada obra. Fernando II de León a 23 de Febrero del año 1168.» [1]

Imagen del Maestro Mateo. Fuente: http://xacopedia.com/Mateo_maestro

Imagen del Maestro Mateo. Fuente: http://xacopedia.com/Mateo_maestro

 

Sin embargo, esto no ha evitado que también hayan surgido miles de historias ficticias como la que niega incluso su existencia. No quiero aquí exponer la vida y obra de Mateo pues son miles los estudios a los que dirigirse para conocer más detalles, lo que pretendo es volver a un oficio que nos ofrece todavía muchas lagunas y del que queda mucho por descubrir.

Miles de maestros de época románica no tuvieron la suerte del Maestro Mateo y como dice José Luis Hernando Garrido “confundimos las pisadas de unos y otros…”. Es difícil conocer sus nombres por eso generalmente se les adjudica el de su obra más representativa como por ejemplo el maestro de San Vicente de Ávila, el maestro de Carrión de los Condes (Palencia) o el maestro del claustro de la Catedral de Pamplona.

Uno de los temas de debate que encontramos entorno a la figura de los maestros canteros es el del papel que desempeñaban en la obra. Determinar algo de manera fehaciente es complicado debido a la escasa documentación que existe.

Podemos diferenciar dos posturas:

  1. Por un lado, los que hablan de “autor” o “ejecutor de la obra” otorgando de esta manera al maestro una intervención directa en la edificación del templo. Él sería encargado de establecer las directrices a seguir custodiando el famoso libro de modelos.
  2. Por otro lado, los que consideran al maestro románico un mero contable o gestor. Partidario de esta postura es Hernando Garrido que considera que estas figuras eran “los encargados de velar por miles de maravedís que pudo costar semejante obra, su cometido era recaudar donaciones, pechos y limosnas para hacer frente a las nóminas de los canteros y los gastos en materiales” [2]. Esta corriente desliga al maestro románico de una función artística otorgándole un mero papel económico.

Respecto a la pregunta de que motiva a estos maestros a dejar constancia de su nombre volvemos a encontrar dos bandos:

  1. Los estudiosos que señalan que las firmas señalan los diferentes caracteres, grado de orgullo, modestia o la sumisión que existía entre ellos. Miguel Ángel García Guinea considera que el hecho de que la mayor parte de las obras no estén firmadas responde a “una disculpa del autor para disimular o acallar a los que creyesen una falta de humildad querer grabar su nombre en la Casa de Dios” [3].
  2. José Luis Hernando Garrido señala que las firmas son un testimonio de reconocimiento al trabajo realizado por parte de los que gestionan la obra. Una muestra de orgullo que viene fundamentada por la presencia del maestro junto con otras personalidades importantes en las lápidas de consagración. Véase el ejemplo de la iglesia de Rebolledo de la Torre con Juan de Piasca y de la iglesia de Santa María de Piasca con Covaterio, donde ellos aparecen junto con el abad, prior y otros señores.
Lápida de consagración en la iglesia de Santa María de Piaca.

Lápida de consagración en la iglesia de Santa María de Piaca.

 

Ventanal en la iglesia de Rebolledo de la Torre.

Ventanal en la iglesia de Rebolledo de la Torre.

 

Estas son solo algunas de las cuestiones que giran entorno a uno de los oficios de época románica que más interés despierta. La huella de su existencia son obras magnificas que al contemplar nos llevan irremediablemente a imaginar como fueron esos maestros que sin pretenderlo juegan con nosotros al despiste.

 

 

[1] Domínguez González, Fernando J. M. “Mateo. El escultor del pórtico de la gloria”. Editorial Club Universitario. Pág. 217.

[2] HERNANDO GARRIDO, José Luis. “Escultores en el románico norte de Castilla: itinerancias y anonimatos. Reflexiones sobre Rebolledo de la Torre (Burgos) y Santa María de Piasca (Cantabria)”. Los protagonistas de la obra románica. Fundación Santa María la Real del Patrimonio Histórico, Aguilar de Campoo, 2004, p. 168.

[3] GARCÍA GUINEA, Miguel Ángel (2004). “El románico nominado: arquitectos y escultores que dejaron constancia de sus nombres”. Los protagonistas de la obra románica. Fundación Santa María la Real del Patrimonio Histórico, Aguilar de Campoo, p. 96.

Compartir es crecer. ¿A qué esperas?Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+

Cristina Párbole Martín

Burgos, 1988. Historiadora, aprendiz de profesora y guía turística a tiempo parcial. En un momento de locura creé "La Huella Románica" con el objetivo de difundir el románico palentino, el cual estudio.
Posted in Historia Medieval, Sin categoría. Tagged with , .

One Response

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *