Tag Archives: Batalla de Hastings

Cuando despertó, la imagen seguía ahí.

El tópico dice que una imagen vale más que mil palabras. Dependerá de muchas cosas, digo yo, a no ser que se pueda defender que la enésima muestra de pies en una playa o de fotos a través de un espejo vale más que un cuento de Borges. O que un “adiós” a tiempo es menos adecuado que un montón de fotos rotas. El historiador, que debería estar vacunado de serie contra los tópicos, haría bien en prevenirse ante las generalidades y ante los significados únicos. No acostumbran a traer nada bueno (aunque esto, en sí mismo, sea otra generalidad).

Las imágenes, en Historia, son poderosas. Por muchos motivos; porque son sugerentes, porque se fijan en nuestra retina con una fuerza – es verdad – que un discurso razonado no logra imitar; porque se les presupone, en nuestra miopía de significados producto de la fotografía, una objetividad aparente. “¡Las imágenes están ahí!” – grita el mal historiador – “¡Están ahí!”, dotándolas de una suerte de característica primaria que las coloca por encima de otros tipos de fuentes. Hay quienes incluso han hecho carrera a través del camino inverso: el de cargar con sesudas capas de interpretación metafísica hasta el más pequeño recodo de una miniatura medieval o de una figura humana garabateada en una cueva. Así somos, hay que querernos… Continue reading

Posted in Oficio de historiador. Tagged with , , , , .

De Hastings a Mondoñedo: el pañuelo de Edith Swanehals

[Accede á versión en galego aquí]

Las primeras palabras que leí en este blog, al que llegué por interés medievalista, no fueron tomadas de la obra clave de algún historiador canónico ni de las declaraciones de un teólogo milenarista, sino de mi compatriota Álvaro Cunqueiro, escritor fundamental en la Galicia del siglo XX y destacado en el panorama literario internacional. No voy a decir que haya quedado sorprendido con la ágil utilización de la literatura desde la historia, no es nada nuevo: las humanidades se alimentan las unas de las otras para enriquecer el saber y la producción historiográfica se sostiene ineludiblemente en las palabras que le dan forma. Pero sí me quedé satisfecho. De alguna manera el giro lingüístico en los años ochenta supuso, consciente o inconscientemente, con sus aciertos y sus errores, con sus excesos y sus carencias, un acto de reafirmación en este sentido y una muestra de autoestima de los historiadores como creadores del lenguaje, como creadores de discursos. Las novelas históricas o la fantasía medieval muestran desde el otro lado que a la creación le gusta a su vez beber de la historia.

Fue también vía Cunqueiro como tuve conocimiento por primera vez de la batalla de Hastings, de tal forma que en el momento de cursar Historia Medieval II ya tenía muy marcada en mi calendario personal la fecha de 1066. El enfrentamiento entre los aspirantes al reino de Inglaterra, el recién coronado Harold Godwinson y el duque normando Guillermo, acabaría con la victoria de este último, desde aquel momento apodado El Conquistador, y fijaría a Harold como el último monarca sajón de los anales de las Islas Británicas. Continue reading

Posted in Historia Medieval. Tagged with , , , .

De Hastings a Mondoñedo: o pano de Edith Swanehals

[Accede al texto en español aquí]

As primeiras palabras que lin neste blog, ao que cheguei por interese medievalista, non foron tiradas da obra clave de ningún historiador canónico nin das declaracións dun teólogo milenarista, senón do meu compatriota Álvaro Cunqueiro, escritor fundamental da Galiza do século XX e destacado no panorama literario internacional. Non vou dicir que ficara sorprendido coa áxil utilización da literatura desde a historia, non é nada novo: as humanidades aliméntanse unhas das outras para enriqueceren o saber e a produción historiográfica sostense ineludibelmente nas palabras que lle dan forma. Mais si fiquei satisfeito. Dalgunha maneira, o xiro lingüístico nos anos oitenta supuxo, consciente ou inconscientemente, cos seus acertos e erros, cos seus excesos e carencias, un acto de reafirmación neste sentido e unha mostra de autoestima dos historiadores como creadores da linguaxe, como creadores de discursos. As novelas históricas ou a fantasía medieval mostran do outro lado que a creación gusta á súa vez de chuchar da historia.

Foi tamén vía Cunqueiro como tiven coñecemento por primeira vez da batalla de Hastings, de modo que no momento de cursar Historia Medieval II xa tiña ben marcado no meu calendario persoal a data de 1066. O enfrontamento entre os aspirantes ao reino de Inglaterra, o recentemente coroado Harold Godwinson e o duque normando Guillerme, remataría coa vitoria deste último, desde aquel momento alcumado O Conquistador, e fixaría a Harold como o derradeiro monarca saxón dos anais das Illas Británicas.

Continue reading

Posted in Historia Medieval. Tagged with , , , .