10 mentiras que te han explicado sobre la Edad Media

The following two tabs change content below.
Ripollet, 1983. Doctor en Historia Medieval por la Universitat Autònoma de Barcelona. Actualmente centrado en las relaciones ciudad - Corte, las élites urbanas bajomedievales de Barcelona y las expediciones navales en el Mediterráneo. Y ya en la vida real, dedicado a la divulgación.

Buena parte de estas imágenes negativas surgieron entre los intelectuales de épocas posteriores, que veían en la Edad Media y en su oscuridad, bien la explicación de los males de su propia época, bien el mundo contra el que se debía luchar. Así, por ejemplo, durante el Renacimiento se puso en circulación la idea de que se estaba volviendo a sacar a la luz el pasado clásico, desmenuzado durante los siglos medievales, y durante el siglo XVIII se multiplicaron las críticas sobre las «costumbres medievales» de la nobleza del Antiguo Régimen, en un intento de vincular el pensamiento burgués con la modernidad y con la ruptura respecto a las prácticas sociales injustas de los estamentos privilegiados.

En resumen, muchas de las cosas que creemos saber, a nivel general, sobre la Edad Media son tópicos históricos que poco tienen que ver con la realidad de aquellos siglos. Veamos, por ejemplo, una lista de diez tópicos sobre los siglos medievales que están todavía más que presentes:

1. La desaparición de la cultura clásica: La Italia del Renacimiento hizo de la recuperación de la cultura clásica su seña de identidad. Con todo, lo cierto es que durante la Edad Media hubo otros muchos momentos (el mundo carolingio, el renacimiento otónida, el surgimiento de las universidades en el siglo XII…) en los que la cultura clásica se volvió a situar en el centro de la vida intelectual europea. De hecho, sin la transmisión medieval de los textos clásicos, muchos de estos se hubieran perdido.

2. La falta de higiene: La idea de una Edad Media sucia es uno de los tópicos más enraizados incluso hoy en día. En contraste con la idea que tenemos del mundo romano y sus termas (que no eran, por otro lado, precisamente un ejemplo de salubridad) parece que todo es suciedad en la Edad Media.

3. Una sociedad cerrada: La visión que mucha gente tiene sobre la Edad Media es la de una sociedad inmóvil y estancada, donde los campesinos están ligados a la tierra y no se mueven más que algunos kilómetros de su terruño. Lo cierto es que los viajes de todo tipo estaban a la orden del día, ya fuera en la forma de peregrinajes, mudanzas familiares a las ciudades, circulación de libros, costumbres e ideas, expediciones militares o a través del comercio. Cuanto más miramos a la Europa medieval, más movimiento encontramos y más circulación y contactos entre territorios somos capaces de ver.

4. La violencia señorial: Los pensadores contrarios al Antiguo Régimen, la novela histórica y el cine nos han enseñado que los nobles medievales eran violentos y malvados y hacían la vida imposible a sus campesinos. En Cataluña, por ejemplo, los mals usos o la Pau i Treva se han convertido en iconos de la creencia en la existencia de una violencia generalizada. En cambio, cuando miramos la documentación medieval catalana, por seguir el ejemplo, encontramos una sociedad profundamente judicializada y legalista en la que, pese a haber episodios de violencia, estamos muy lejos de una violencia señorial generalizada contra los campesinos.

5. Las mazmorras: Vinculada al tópico anterior, la imaginación romántica hizo de las habitaciones subterráneas de los castillos, que normalmente eran depósitos de grano y de otros alimentos, unas lúgubres y tenebrosas prisiones. No se duda de que en algunos momentos pudieran usarse para eso pero, puestos a encerrar a alguien, se prefería hacerlo en las torres.

6. La Tierra era plana: Un ejemplo de la supuesta ignorancia medieval es que creían que la Tierra era plana. De nuevo, un tópico. Desde la Antigüedad se sabía que la Tierra era esférica y este conocimiento se mantuvo durante los siglos medievales. Las críticas que se hicieron a Cristóbal Colón por parte de los expertos de la época no vinieron porque creyeran que la Tierra era plana sino por el hecho de que el viaje entre Europa y el extremo Oriente – contando que no sabían que el continente americano existía – era inviable por la gran distancia a recorrer.

Ilustración del XVI del De sphaera mundi, un tratado de astronomía redactado en el S. XIII

7. El cinturón de castidad: La imagen del marido que iba a las Cruzadas y ponía a su mujer un cinturón de castidad es uno de los clichés más extendidos sobre la Edad Media. Con todo, su origen debemos buscarlo en la fantasía novelesca del siglo XIX, que hizo pasar por real un cuentecillo satírico italiano bajomedieval. El único «cinturón de castidad» medieval era, en la forma de una metáfora espiritual, la cuerda que ceñía el hábito de los monjes europeos.

Imagen de Época Moderna de un cinturón de castidad, en una obra satírica.

8. El derecho de pernada: La idea de que un señor feudal podía mantener relaciones sexuales con la novia durante la noche de bodas de sus campesinos es otra de esas imágenes de brutalidad y depravación que parecen privativas de la Edad Media. Por desgracia para los guionistas de Braveheart no hay ninguna prueba, por pequeña que sea, de esta práctica.

9. Las mujeres no tenían alma: Es un lugar común denunciar que los clérigos medievales creían que la mujer no tenía alma. Lo cierto, otra vez, es que esto es un error de interpretación de la realidad medieval. Los partidarios de esta afirmación se aferran a un detalle del sínodo eclesiástico de Macon, ocurrido el año 585, en el que se discutió, entre otros temas, una cuestión cuasi filológica: si las mujeres debían ser consideradas «homo». Esto no quería decir que se dudase de que, como los hombres, tuvieran alma. En latín, como en muchas lenguas romances actuales, el término «hombre» servía para designar tanto a hombres como a mujeres. Lo que se debatía era si el término se debía utiliza solo para el género masculino o como vocablo colectivo que incluyese también al género femenino.

10. La Inquisición medieval y la quema de brujas: La Inquisición medieval no comparte las prácticas que hicieron tristemente famosa a la Inquisición hispánica moderna. De la misma manera, pese a que la brujería femenina y su persecución es otro de los tópicos mas enraizados respeto a la Edad Media, no será hasta finales del siglo XV y, especialmente durante la Edad Moderna, que la creencia sobre las brujas y la necesidad de su persecución general estalle en Europa de manera generalizada.


Compartir es crecer. ¿A qué esperas?Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Alberto Reche Ontillera

Ripollet, 1983. Doctor en Historia Medieval por la Universitat Autònoma de Barcelona. Actualmente centrado en las relaciones ciudad - Corte, las élites urbanas bajomedievales de Barcelona y las expediciones navales en el Mediterráneo. Y ya en la vida real, dedicado a la divulgación.
Posted in Historia de Europa, Historia Medieval, Sin categoría, Tópicos históricos. Tagged with , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *