Bustrófedon, el sinuoso camino de las letras

The following two tabs change content below.
Ripollet, 1983. Doctor en Historia Medieval por la Universitat Autònoma de Barcelona. Actualmente centrado en las relaciones ciudad - Corte, las élites urbanas bajomedievales de Barcelona y las expediciones navales en el Mediterráneo. Y ya en la vida real, dedicado a la divulgación.

Hasta llegar a esta frase, el desarrollo de la escritura ha recorrido un camino muy largo. No hablo ya de gramática, de construcción del idioma o del significado de las palabras, sino simple y llanamente de cosas que tenemos tan interiorizadas como que una A es una a, que I y l son dos letras diferentes o que el orden correcto para intentar leer estas líneas es de izquierda a derecha, empezando por arriba. Ese tipo de cosas a las que no solemos prestar atención.

Escritura en bustrófedon. ¿No veis nada raro, alfabeto aparte?

En este sentido, uno de los conceptos sobre tipos de escritura que más me gusta es el de bustrófedon. Una palabreja culta, cogida directamente del griego, que designa una manera curiosa de escribir, al menos desde nuestro punto de vista.

Bustrófedon, como casi todos los cultimos compuestos, lleva en sí mismo su significado. Proviene de la combinación de dos palabras griegas: el sustantivo βοῦς (buey) y el verbo στρέφειν (dar la vuelta). Vamos, que bustrófedon significa, literalmente, dar la vuelta al modo como lo hace un buey. Cristalino, ¿verdad?

Y es que un bustrófedon es justo eso. Escribir simulando el movimiento que hace una pareja de bueyes al arar un campo. Es decir, alternando un sentido de izquierda a derecha en una línea con un sentido de derecha a izquierda en la siguiente. ¡Fijaos en la imagen de esta entrada para ver como cambia, incluso, la orientación de las letras en las líneas de derecha a izquierda! No me negaréis lo poético del asunto, al hacer que el flujo de la escritura se asimile, como concepto, al arar un campo, sembrando letras como quien siembra cereales.

Al final, todo va de alimento siempre.

Esta entrada se publicó originariamente en Entre Historias el 12 de mayo de 2014

Compartir es crecer. ¿A qué esperas?Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+

Alberto Reche Ontillera

Ripollet, 1983. Doctor en Historia Medieval por la Universitat Autònoma de Barcelona. Actualmente centrado en las relaciones ciudad - Corte, las élites urbanas bajomedievales de Barcelona y las expediciones navales en el Mediterráneo. Y ya en la vida real, dedicado a la divulgación.
Posted in Sin categoría.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *