Bernardo del Carpio: de Roncesvalles al olvido.

The following two tabs change content below.

Cristina Párbole Martín

Burgos, 1988. Historiadora, aprendiz de profesora y guía turística a tiempo parcial. En un momento de locura creé "La Huella Románica" con el objetivo de difundir el románico palentino, el cual estudio.

Esta Semana Santa el Centro Expositivo ROM en el monasterio de Santa María la Real de Aguilar de Campoo (Palencia) ha propuesto una ruta en la cual el protagonista ha sido Bernardo del Carpio. Mucha gente ha acudido a la llamada deseosa de conocer quién fue el tal Bernardo del Carpio y los que conocían algo de tan ilustre personaje, ansiosos por ver que relación tenía Bernardo con la villa de Aguilar y el monasterio de Santa María la Real.

No os desvelaré los secretos de la visita, para ello es mejor que os acerquéis hasta Aguilar de Campoo e “in situ” descubráis las partes más secretas del cenobio premostratense. Lo que en esta entrada pretendo es dar a conocer a un héroe venido a menos y que a día de hoy se estudia si realmente existió, o fue solo una de las muchas invenciones creadas para alentar a una población con la necesidad de tener un espejo heroico en el que mirarse.

Según la “Crónica General de España” de Alfonso X el Sabio, Bernardo nació de los amores prohibidos entre el Conde de Saldaña, Sancho Díaz y doña Jimena, hermana de Alfonso II el Casto.

 

Bastardo me llaman, rey,

siendo hijo de tu hermana;

tu y los tuyos lo dicen,

que ninguno otro no osaba;

cualquiera que de tal dicho

ha mentido por la barba

que ni mi padre es traidor

ni mala mujer tu hermana,

que cuando yo fui nacido,

ya mi madre era casada…[1]

 

El rey viendo el “horrible” acto de su hermana decide encerrarla de por vida en un monasterio, mientras que al conde lo encarcela en el castillo de Luna (León) no sin antes castigarle cruelmente arrancándole los ojos. Bernardo crece en la corte, ajeno a los sufrimientos de sus progenitores. Ya en su juventud, participa en el que será el episodio que lo encumbrará a la fama, la gran batalla de Roncesvalles. En dicha batalla salvará a su tío Alfonso II el Casto de la muerte y acabará con el gran paladín francés, Roldán. Tras numerosos avatares Bernardo consigue finalmente reunirse con su padre que desgraciadamente morirá en sus brazos. Afligido y molesto decide abandonar el reino buscando una muerte que le llegará a los 82 años de edad.

 

Bernardo del Carpio en uno de los medallones de la Plaza Mayor de Salamanca

Bernardo del Carpio en uno de los medallones de la Plaza Mayor de Salamanca

 

Las hazañas y la fama de Bernardo del Carpio fueron inspiración para muchos de los autores del brillante “Siglo de Oro”, el mismo Miguel de Cervantes trabajó durante una década en una obra sobre el caballero que desgraciadamente nunca vio la luz pero que sabemos que llevaba por titulo “El Famoso Bernardo”. En su obra cumbre “El Quijote” menciona varias veces al heroico caballero, mostrando la importancia que durante un gran período de tiempo ni el Cid Campeador le pudo arrebatar.

“En lo de que hubo Cid no hay duda, ni menos Bernardo del Carpio, pero de que hicieron las hazañas que dicen, creo que la hay muy grande”.[2]

En la actualidad, algunos investigadores apuestan por sacar a Bernardo del mundo de la ficción, haciendo de lo que para muchos es tradición, una historia pura. Entre ellos Vicente José González García quien en su tesis establecía que la negación de la existencia del caballero se debía a tres errores [3]:

-En negar, por la no asistencia a una batalla, la posible existencia (salto lógico)

-En implicar a Bernardo en una batalla (778) en la que nadie le había implicado (desconocimiento de la historia).

-En confundir la primera batalla con la posterior de Roncesvalles (808) (confusión de batallas).

Ficción o realidad lo que no podemos negar es la importancia que su figura tuvo, y en la tarea de rescatarlo del anonimato en el que el paso del tiempo le ha situado encontramos a la “Asociación Cultural Bernardo del Carpio”. Como ellos señalan en su página web “una de las actividades más vistosas es la celebración del “Día de Bernardo del Carpio” con una Jornada Medieval el penúltimo sábado de Mayo en la que se realizan actividades de ambiente medieval y se rinde un homenaje a Bernardo que finaliza al anochecer, subiendo con antorchas a las ruinas del castillo donde se recitan y cantan romances del ciclo carpiano”.

http://www.bernardodelcarpio.org/asociacion/asociacion.htm

Y volviendo al tema con el que presente esta entrada, ¿qué relación guarda Bernardo del Carpio con la villa de Aguilar de Campoo? Solo os diré que en la llamada Peña Longa custodiada por el monasterio premostratense descansó el héroe cuya vida se movió entre la delgada línea de la leyenda y la realidad.

 

Cueva de la tumba de Bernardo del Caprio. Fundación Santa María la Real del Patrimonio Histórico

Cueva de la tumba de Bernardo del Caprio. Fundación Santa María la Real del Patrimonio Histórico

Lápida de la tumba de Bernardo del Carpio

Lápida de la tumba de Bernardo del Carpio

 

 

[1] Romancero para niños, edición preparada por Teresa de Santos. Ediciones de la Torre. Madrid,1994.

[2] El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha. Capítulo XLIX.

[3] http://www.bernardodelcarpio.org/bernardo/histor.htm

Compartir es crecer. ¿A qué esperas?Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+

Cristina Párbole Martín

Burgos, 1988. Historiadora, aprendiz de profesora y guía turística a tiempo parcial. En un momento de locura creé "La Huella Románica" con el objetivo de difundir el románico palentino, el cual estudio.
Posted in Historia Medieval. Tagged with , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *